SIBERIAN BASTET - Madrid
La WEB mas completa en castellano
Comprometidos con la raza desde 2002
La pequeña Enciclopedia TODO GATOS

ARRIBA

Volver a Enciclopedia TODO GATOS

PAGINA INICIAL

CÓMO ACTUAR EN EL CASO DE ACCIDENTE (Todo Gatos nº 143, texto Drª N. San Nicolás, fotos SIBERIAN BASTET)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El estado de shock Si nuestro gato entra en estado de shock, lo sabremos porqué la respiración del animal se acelera, lo mismo que sus latidos cardíacos, y sus mucosas adquieren una tonalidad violácea oporcelanosa. En estos casos el gato pierde el conocimiento y cae en coma. Así que debemos colocar rápidamente al animal del costado derecho y aplicarle calor con mantas o botellas de agua caliente (yo colecciono botellas de agua “cuadradas” que también las hay, para que no se muevan). Podemos intentar estimular el reflejo respiratorio tirandodelicadamente de la lengua, incluso puede ser que tengamos que hacer un masaje cardíaco.
Roturas Si nuestro gato ha sido atropellado por un coche o bien se ha caído desde una altura considerable y se ha roto una pierna, lo que debemos hacer es limitar los movimientos del animal al máximo. Lo podemos meter en una caja de cartón o en un transportín. Nunca hay que colocar una tablilla para fijar la rotura ya que esto podría aumentar aún más el daño del animal. Las fracturas abiertas son un caso de urgencia extrema ya que se corre el riesgo de sufrir una infección grave. En estos casos, la herida abierta se debe envolver en una sábana, toalla o trapo limpio para evitar que se ensucie y se infecte.

Hemorragias Ya sabemos que no debemos nunca realizar un torniquete al gato. Lo que sí hay que hacer es presionar con un dedo y aplicar un vendaje compresivo con gasas y algodón. La hemorragia interna se caracteriza por una palidez más o menos progresiva de las mucosas y es muy grave, ya que el dueño del animal no puede actuar y la acción veterinaria debe ser lo más rápida posible. Sólo podemos mantener caliente a nuestro gato con la ayuda de una manta o botellas de agua caliente, para evitar la hipotermia.

Quemaduras El agua fría nos servirá para enfriar la zona quemada, mientras que la aplicación de pomadas o gasas especiales durante varios días nos ayudarán a acelerar la cicatrización de esas quemaduras. Las quemaduras eléctricas son bastante frecuentes en los gatos pequeños y se suelen presentar en la boca. Para que nosotros no corramos la misma suerte, debemos cortar la luz antes de acercarnos al animal y llevarlo rápidamente al veterinario.

 

 

 

 

Fractura de columna En el caso de fractura de columna se debe mantener el animal lo más quieto posible para evitar males mayores. Si el gato está consciente, pero no puede moverse, puede que la columna esté tocada. En este caso, su desplazamiento debe realizarse manteniendo la columna lo más recta posible, con lo cual recurriremos a un soporte rígido como una plancha de madera y que coja todo el cuerpo del animal. Si vamos en coche, debemos conducir con mucho cuidado para evitar frenazos y baches.

 

Es de sobra conocido que si algo caracteriza a los gatos es su gran curiosidad, y esto en muchas ocasiones supone un riesgo, como por ejemplo que salgan a la calle y que sean atropellados por un coche o bien que resbalen de la ventana y se precipiten al suelo. Por eso hay que saber actuar con diligencia en caso de accidente. A nuestro animal de compañía le va la vida.

Accidentes Los gatos son animales extremadamente listos, pero su curiosidad, sus ganas de investigar todo lo que les rodea les lleva a situaciones de peligro, como por ejemplo a que tengan accidentes graves que incluso les provoquen la muerte. Evidentemente nos estamos refiriendo a los atropellos de coche, que sería una de las primeras causas de muerte de un gato. Se suelen producir de noche, cuando el gato queda cegado por las luces y se queda quieto, sin poder reaccionar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otro tipo de accidente es cuando un gato se cae desce una ventana, balcón o tejado. Si el animal está persiguiendo algo, ya sea un insecto por ejemplo, puede llegar a resbalar y precipitarse al suelo, aunque también es conocida su faceta de equilibristas. Otra circunstancia que puede provocar daños graves o la muerte del felino son las quemaduras térmicas o eléctricas. Si nos encontramos con alguno de estos casos, es recomendable llevar al gato a la clínica veterinaria de nuestra confianza para que le realicen un examen clínico para descartar posibles lesiones internas graves que puedan poner en peligro la vida del animal. Si el veterinario se puede desplazar al lugar del accidente es necesario que, mientras lo esperamos coloquemos al gato en un sitio tranquilo y cálido con el fin de contrarrestar una posible hipotermia, frecuente en los casos de shock. Podemos darle de beber pequeñas cantidades de agua, sin forzar si no quiere. Es muy importante no administrarle ningún tipo de medicamento, eso podría ser perjudicial para el animal.

 

 

Alerta con la actitud del gato Cuando ha sufrido un accidente y se encuentra herido, el gato normalmente se vuelve agresivo por miedo o bien por el dolor que está sufriendo. Por lo general, el animal se esconderá en un sitio pequeño de donde será difícil sacarlo. Es por tanto necesario acercarnos con suavidad y sin dar voces, hablándole tranquilamente para que se calme. Después, y para evitar de esta forma cualquier ataque del gato en forma de arañazo o mordisco, debemos envolverle con una manta o una toalla. Esto nos permitirá moverlo con facilidad y con seguridad. Esta operación es delicada ya que debe hacerse sin agravar las heridas. Con una mano sujetamos al gato por la piel del cuello y con la otra mano aguantamos la parte posterior del mismo. Entonces, una segunda persona puede envolver al gato por completo, dejándole la cabeza al aire. Otra posibilidad es elevar al gato pasándole una mano por debajo del pecho y acostándole del lado derecho preferentemente.