SIBERIAN BASTET - Madrid
La WEB mas completa en castellano
Comprometidos con la raza desde 2002
La pequeña Enciclopedia TODO GATOS

ARRIBA

Volver a Enciclopedia TODO GATOS

PAGINA INICIAL

EL SUEÑO DEBE RESPETARSE (Todo Gatos nº 143, texto Drª M. Portolés, fotos SIBERIAN BASTET)

Si duerme poco… Un gato que duerme poco puede estar sufriendo un problema de comportamiento, sobre todo si esta falta de sueño se acompaña de hiperactividad: animal que reacciona al mínimo estímulo sonoro, visual o táctil, que tiene una actividad motriz aumentada, etc. Estos problemas pueden proceder de un destete demasiado temprano y deben ser tratados como problemas de comportamiento de forma temprana ya que suponen un gran problema de convivencia con esos gatos.

También sueñan Se ha demostrado científicamente que los gatos también sueñan mientras duermen. Se ha registrado la intensa actividad cerebral que se produce en los sueños mientras duermen los gatos. En el transcurso del sueño paradoxal el animal duerme, pero su cerebro está como si estuviese despierto. Existe el sueño profundo y el sueño paradoxal o sueño rápido en el que se registra una actividad eléctrica de alta frecuencia en el cerebro. Esta fase es bastante larga en los felinos, pudiendo dormir despierto hasta tres horas cada día. En el transcurso de esta fase el gato duerme profundamente pero su cuerpo se mueve, mueve la cola, sus patas, sus bigotes,….La necesidad del sueño está tan clara como en los humanos, la privación experimental de la fase del sueño paradoxal genera múltiples problemas diversos, sobre todo de comportamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Necesario para todos los seres vivos, el sueño toma todavía mayor importancia en los gatos, ya que son grandes dormilones por propia naturaleza. Pueden alcanzar hasta las dieciséis horas al día durmiendo. Para que el sueño sea completamente reparador, debemos respetar ciertas condiciones……

El gato es un gran dormilón comparado con otras especies animales, pudiendo llegar a dormir entre doce y dieciséis horas al día.

Este ritmo de sueño y vigilia a favor del sueño nos acerca al pasado de los gatos, cuando vivían en plena libertad y consagraban su tiempo libre a cazar para alimentarse. Por entonces el sueño era indispensable para permitirle la recuperación de sus esfuerzos. La necesidad del sueño sigue siendo crucial para los gatos domésticos de nuestros días, aunque estén bien alimentados y estén bien cuidados, se lo han guardado como recuerdo de su pasado cazador.

En la naturaleza el tiempo del sueño difiere en función de la actividad que lleve a cabo el felino, aumentando en los periodos de caza intensa. Sufren también de la influencia de las estaciones del año, aumentando en invierno, porque las horas de luz diurna están disminuidas.

 

 

 

Hay otros factores susceptibles de perturbar el sueño de los gatos, el ruido, el hambre, los cambios de casa (como cuando llega un bebé a casa u otro animal), una enfermedad. De ahí que cualquier perturbación que afecte de forma repetitiva el sueño del gato debería ser analizada y solucionada. Así, si nos encontramos con un gato que presenta una somnolencia excesiva acompañada de una apatía importante, nos pueden estar diciendo que son signos de que el gato se está aburriendo y que puede caer en la depresión, por lo que será necesario buscarle “ocupaciones”, jugar más con él, introducirle cosas nuevas para que las explore, juguetes nuevos, cajas, etc. Por el contrario la falta de sueño también nos puede estar indicando que el gato tiene problemas con el medio en el que vive.

Un gato que duerme mucho, que no quiere salir, que no responde a estímulos externos, debería ser llevado a la consulta ya que este abatimiento puede ser consecuencia de un problema de comportamiento, pero también puede ser consecuencia de un problema orgánico.

 

 

 

 

 

 

 

Cuando viven en pisos, el sueño profundo reparador suele ser menos frecuente y los gatos tienen tendencia a dormitar más que a dormir profundamente. Sus periodos de sueño quedan repartidos a lo largo de toda la jornada, tanto de día como de noche, intercalando fases de sueño profundo con las siestas donde conserva ciertos sentidos de vigilancia.

Pequeños y adultos Tanto los mininos como los gatos mayores son los que tienen más necesidad de horas de sueño. Por eso es frecuente que los gatos al envejecer tengan tendencia a reducir sus fases de actividad en favor de las del sueño.

En libertad el gato es un animal que caza y es más activo de noche. Nuestros gatos domésticos van cogiendo cada vez más el ritmo de vida de los humanos y aprenden a dormir por las noches, siempre y cuando hayan estado estado despiertos y entretenidos durante el día.

Hay muchos gatos que despiertan a sus dueños por las noches subiéndose de repente a la cama, corriendo y jugando con los juguetes…demostrando así su aburrimiento, porque han estado todo el día solos y cuando llegan sus dueños lo único que hacen es reclamar atención y juegos.

 

 

Para que los gatos puedan llevar a cabo sus sesiones de dormir tranquilos debemos adecuarles un buen sitio para ello. Por lo general son ellos los que escogen los mejores sitios de la casa para hacerlo y que en ocasiones no tienen nada que ver con el sitio que nosotros hemos escogido, ni siquiera el cojín nuevo que les hemos comprado expresamente para ellos. Pueden preferir un jersey que estaba en el suelo o incluso en una simple estantería, lo importante del sitio es que el animal se sienta seguro y que nadie lo moleste. Es por ello que a los gatos les suelen gustar las alturas ya que son inaccesibles para los niños y los perros de la casa. Además suelen tener diferentes sitios donde ponerse adormir, pudiendo cambiar con frecuencia el sitio.

No molestar El sueño del gato es sagrado y no debe ser interrumpido. Despertar a un gato que está durmiendo placenteramente es un grave error, y si lo vamos haciendo con asiduidad podemos acabar provocándole problemas de comportamiento (agresividad, suciedad, etc.). Esto tiene mayor importancia en los mininos, por lo que es necesario enseñar a los niños y todos los que conviven con los gatos a no molestarles mientras duermen.